El 13 de mayo de 1992, el papa Juan Pablo II instituyó el 11 de febrero la Jornada Mundial del Enfermo.

Es un momento propicio para brindar una atención especial a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas, tanto en los lugares destinados a su asistencia como en el seno de las familias y las comunidades. Este año, en particular, a quienes sufren los efectos de la pandemia del coronavirus.

En nuestros Hospitales Universitarios se trabaja diariamente para brindar una atención de calidad a cada persona.
El cuidado de los enfermos requiere profesionalidad y conocimientos, sin dejar de lado la contención afectiva, espiritual y humana, como así también la accesibilidad y equidad.