Cuando aún el dolor por la muerte de la Madre Teresa de Calcula estaba vivo, en la Argentina se decidió que su ejemplo debía ser celebrado y fue así en 1998, a menos de un año del fallecimiento de la misionera, se instauró por decreto 982/98 el “Día Nacional de la Solidaridad ” en el país.